LA SELECTIVIDAD EN LOS AÑOS 50 Y 60...

 

... y anteriores estaba constituida por una colección de, al menos cuatro grandes pruebas: a) la prueba de ingreso en el Bachillerato (a los 10 años de edad), b) la reválida elemental o prueba de grado elemental (a los 14 años, tras superar los cuatro primeros cursos de Bachillerato o Bachillerato elemental), c) la reválida superior o prueba de grado superior (a los 16 años, tras superar quinto y sexto de Bachillerato o Bachillerato superior) y d) la prueba de madurez (a los 17 años, tras finalizar el curso preuniversitario).

 

A mediados de los años 60 se eliminó la obligatoriedad de aprobar la reválida superior, pero era obligatorio aprobar la prueba de madurez para pasar a la Universidad. ¿Para qué se tenía que hacer una reválida de dos cursos de Bachillerato, si al siguiente año tenían que hacer la Prueba de madurez? Se admitió que los estudiantes solamente se presentaran a la prueba de madurez y, si la superaban, obtenían el título de Bachiller superior. Sin embargo, si los estudiantes no pretendían acceder a la Universidad, tenían que hacer obligatoriamente la reválida superior para obtener el título de Bachiller superior. Eso sí, se modificó la estructura del examen, haciéndolo más corto.

 

La verdad es que pocos conseguían superar la reválida elemental (la superior tenía mejores resultados), lo que hizo que el número de estudiantes de Bachillerato superior fuera bajo, en contradicción con el proceso de expansión económica que estaba empezando a desarrollarse.

 

Con la Ley General de Educación de 1970, desaparecen las reválidas, el curso preuniversitario se sustituye por el COU y la prueba de madurez se sustituye por la selectividad en un formato distinto al actual, pero con características parecidas.

 

Por supuesto, que nadie pretenda comparar los contenidos de entonces con los de ahora. Las situaciones no son comparables; vivimos en una cultura diferente, con una tecnología inimaginable en aquella época. Así, algunas de las preguntas de los exámenes de entonces pueden darnos risa, ya que se pueden responder con solo pulsar unas teclas. Por ejemplo, era frecuente que en la reválida superior se preguntara sobre el uso de las tablas de logaritmos y trigonométricas (ahora inexistentes), ya que no existían calculadoras. En los exámenes que incluimos a continuación se han modificado los enunciados para no hacer referencia a las famosas tablas.

 

He aquí un ejemplo de “papeleta” de la reválida de los años 60, una pequeña cuartilla de papel donde estaban, por las dos caras, los enunciados de los exámenes de varias asignaturas, que duraban toda una mañana.

 

 

Este es otro ejemplo:

 

 

MATEMÁTICAS REVÁLIDA GRADO SUPERIOR AÑOS 50

Versión web, clic aquí: superior50

Versión pdf, clic aquí: 50superior

 

MATEMÁTICAS REVÁLIDA GRADO SUPERIOR AÑOS 60

Versión web, clic aquí: superior60

Versión pdf, clic aquí: 60superior